Reuniones en la cumbre

Cine y música, música y cine. Sin más.

Todo Tarantino en Reuniones…

Foto mítica

Foto mítica

Esto va a ser un pequeño repaso película por película de su filmografía. Intentaremos obviar tópicos dichos sobre él y también todo el racimo típico de referencias. Cada comentario incluirá un video con alguna escena representativa (ojo Spoilers para no-conversos). Esperamos poder despertar la curiosidad a no-iniciados. Conservadores cinéfilos o moralistas o en una fase de juventud “ultra-pacifista” de arte y ensayo, abstenerse.
(No hablaremos de lo que él podría considerar su opera prima, “My Best Friend’s Birthday”, aquella cosa que hizo sin presupuesto y como, según dijo él, modo de aprendizaje. De todas formas podéis encontrarla por Internet por poco que busquéis.)
Empezamos.

Reservoir dogs (1992)

Tarantino, en su primera obra con medios por la confianza económica de, entre otros, su colega Lawrence Bender y Harvey Keitel, decide abordar el Noir, ajustando sus ideas al presupuesto y dando una lección de creatividad por encima de lo material. Un reparto emergente y majestuoso en sus manos, casi toda la acción en un almacén, un atraco que no vemos, flashbacks como alivio a la claustrofobia, una oreja (con permiso de la oreja de “Terciopelo azul”), Michael Madsen… Y esa idea portentosa de enseñar lo que no vemos en las películas, lo absurdo, las flaquezas idiotas de los “héroes”, la cadencia despegada de la acción en los diálogos, algún charco de sangre para la historia del cine, y una de las torturas más polémicas de todos los tiempos. Este primer paso comercial se convirtió en una bomba fílmica que separó a los que saben discernir entre cine y realidad (o creatividad y realidad), de los que no.
En el video, una parte de cierta escena, el centro de la polémica:

Pulp fiction (1994)

Con “Pulp fiction” el realizador se lleva el concepto de “Reservoir dogs” a su techo creativo. Su ramillete de historias mezcladas y desordenadas da pie a que en ella quepan esas mini-películas suciamente violentas como escaparte para todo lo que ha hecho grande al director. Una vez más, nos enseña la “trastienda” de la mafia, lo que pasa después de la misión de turno, o lo que en otras películas son meras elipsis: Esos tiempos muertos rociados de diálogos insustanciales para la trama, y que muchos recordamos casi de memoria, porque por más que fueran verborrea, era verborrea genial, genialmente escrita e interpretada. Todo junto conforma un collage gamberro de puro cine libre y desatado, perfectamente engrasado y aliñado con grandes canciones, que hizo de esta película un clásico proveniente de una década en la que no salieron muchos que digamos. “Pulp fiction” era quedarse con la boca abierta y la sonrisa congelada con momentos potenciales “mafioso-cotidianos” como éste:

Jackie Brown (1997)

Después de haber ganado la Palma de oro y el oscar y demás con su anterior título, Tarantino sabía que tenía muchas miradas encima. Todo el mundo, con más o menos placer, estaba viendo sin parar sus dos primeras películas. Su tercera, pues, para alguien con semejante autoexigéncia y amor por el medio, no podía ser más de lo mismo. Así, se decidió por adaptar a uno de sus autores fetiche, Elmore Leonard, y hacer lo que algunos consideran su película menos tarantiniana. En mi opinión su sello queda más que claro en el material, pero eso sí, sin deformar ni “pasar” del material original. Así como unos creen que es su película menos suya, otros creen que es su mejor película. En cualquier caso, más cine negro con sello de identidad, y grandes momentos como el de aquí abajo:

Kill Bill, Vol. 1 y 2 (2003 y 2004)

Pasan unos años y algunos tenemos ya mucho mono de Tarantino, y sobre todo la duda de con qué volvería. Él lo tenía más que claro. Espadas samurái. Uma Thurman y él crean un personaje, una imagen: Una mujer joven vestida de novia, y ensangrentada. A continuación, el realizador pasa narrarnos el porqué para él la venganza es uno de los temas capitales en la historia del cine. Las escenas de acción son totalmente epatantes, la sangre salpica al estilo Expresionismo de Aspersor, y la estética va a caballo entre Kurosawa y el cómic. Es decir, elementos nuevos para un cine que ya de por sí era explosivo, nos descubren a un Tarantino capaz de rodar acción como el mejor, y todo sin abandonar su fragmentación narrativa, y un humor negro que jamás nadie ha sabido mezclar y servir como él.
La gran pelea (o una de ellas), para deleite de quienes quieran rememorarla, aquí:

Death proof (2007)

“Death proof” es, para quien escribe, lo más cerca que ha estado el realizador de hacer cine de terror. O digamos que, es cine de terror al estilo Tarantino, y en el contexto del proyecto “Grindhouse”, cuya gracia era devolver la dignidad al cine de serie Z de bajo presupuesto. Para muchos es una obra menor, incluso una sandez, Tarantino imitándose a sí mismo. A largo plazo, yo creo que es una de las películas slasher más divertidas y salvajes de los últimos tiempos, autoconscientemente irónica, y con escenas de acción automovílistica que vuelven a incluir la palabra arte asociada al cine de entretenimiento. Kurt Russell se sale, y podría decir que, con todo derecho es seguramente la película de coches y tetas mejor parida que yo haya visto.
Encuentras grandes momentos a cada momento, como éste (duele):

Malditos bastardos (2009)

Para mí “Malditos bastardos” es el punto de inflexión más importante de su filmografía. No solo abandona hasta cierto punto el aire pulp (no digamos noir) descarado de su cine anterior, sino que además aborda cierto contexto histórico, Hitler de por medio.
Pero claro, hablamos de Tarantino. La película, aunque puede resultar extrañamente convencional en un primer visionado (digo «extrañamente» porque no lo es ni de lejos), a largo plazo es recordable (y placenteramente revisable) como una ida de olla cojonuda más del colega, solo que usando una materia prima algo distinta. Esta vez el contexto cambia, digamos que no surge de la nada, hay un hecho real como punto de partida. Solo que, Quentin, claro, para qué coño iba a dejar a Hitler salirse con la suya si es él quien controla su guión… La Historia se reescribe, y obviamente revienta a manos de la imaginación del tío de “Pulp fiction”, porque esa es la clave, sigue siendo el tío de “Pulp fiction”, si no a qué viene una escena como la de aquí abajo…

Django desencadenado (2012)

El presente de Tarantino al final a sido un Western (o un Southern), uno de sus géneros fetiche, y según él el último que demanda estrictamente de sus servicios (aunque hay que decir que el amigo Quentin peca a veces de verborrea tanto como algunos de sus personajes).
“Django…” sigue la senda narrativa de “Malditos bastardos”, aunque un poco menos sujeta al concepto de distorsión de la Historia. Vale, es peliculera, pero esta vez no se centra en la semilla de toda una guerra mundial, sino en un solo personaje, aunque huelga decir que es un negro en la época de la esclavitud americana…. Un tipo que buscará también venganza y rescatar a su mujer de las garras de la misma lacra racista y absurda que empañaba todo el sentido común de aquella etapa de la Historia en Estados Unidos. Una vez más Quentin juega a lo suyo, aunque esta vez de un modo más épico y salvaje si cabe que en “Malditos bastardos”, aunque solo sea por lo larga que es la película; algo que para mí es un valor de la misma, y no un defecto como otros han dicho. Todo el metraje me divertí y disfruté, y solo me cabía pedir más. Puede que sea verdad que su epílogo no esté exactamente a la altura de la primera hora y media (copada por un Christoph Waltz inmenso), pero en absoluto creo que sobre, y mis buenas risas me eché cuando Jamie Fox (Django) se pone en plan cabronazo vengativo solitario.

Lo más importante es que Q. Tarantino sigue en llamas, sigue controlando absolutamente todo su material, y sigue fascinando y ofendiendo como el primer día, algo que solo es síntoma de su férrea salud como cineasta. Que dure muchos años.

(Trailer de “Django…”)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24/01/2013 por en Cine.
Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: