Reuniones en la cumbre

Cine y música, música y cine. Sin más.

Big Bad Wolves

big bad

Big Bad Wolves ha levantado no poca polvareda, gracias a sí misma y su potencia de fuego, y también a alguna que otra buena crítica célebre que incluso tiene presencia en sus posters…
Estamos ante una comedia negra israelí con algunas pinceladas de autoparodia nacional, y también alguna que otra de drama. Pero esto es sobre todo una comedia negra, técnicamente estilizada y con cierto morbo que solo saben cocinar algunos cineastas, algo muy presente durante la mayor parte del metraje.
La base de todo consta de una niña que…; y un pedófilo que –quiera o no– va a tener unas “palabras” con el padre esa niña…
Me ha llevado a pensar en lo éticos y morales que somos todos cuando vemos casos así desde la barrera en la vida real, y cómo algunos buenos escritores y directores de cine saben de alguna forma reírse de esa integridad tan del primer mundo; lo hacen dibujando personajes que quizá sean mucho más realistas de lo que queremos creer. Uno puede no resultar jamás patético en su vida si no le fuerzan lo suficiente a serlo; uno puede no ponerle jamás los cuernos a su pareja si no tiene realmente oportunidades; uno jamás querrá torturar a nadie si nadie viola y mata a un ser querido suyo… Ese material sensible es óptimo para el humor negro, porque en el fondo seguimos siendo animales, y hay ciertas escenas en algunas obras de ficción que, aunque no le hagan reír a uno a carcajadas, trabajan muy bien esos instintos, y bien te pueden arrancar varias muecas maliciosas de villano…
Dicho esto, no es la clase de comedia negra más fácil del mundo la de esta clase, pero Aharon Keshales y Navot Papushado, los directores, demuestran claridad de ideas y muy buena poca vergüenza en su segunda película; y esperemos que solo eso: la segunda.
A destacar el trabajo de Tzachi Grad, interpretando al padre de la criatura, y el de Dov Glickman, que hace de padre del padre, y que regala momentos explosivos.
Película 100 por 100 recomendable para los amantes de las pelis sucias como un bosque de periferia, y elegantes y seguras como la chica de generoso busto cuyo escote no se avergüenza de su potencial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 25/05/2014 por en Cine.
Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: