Reuniones en la cumbre

Cine y música, música y cine. Sin más.

The Babadook

bababaThe Babadook ha podido promocionarse como una película de terror sin más, y obviamente es una película de terror, pero no sin más. Esto es habitual en trailers y anuncios, hay que encajonar el “producto” sea como sea en tres o cuatro géneros definidos. Comedia de “te partirás de risa”, terror de “te cagarás de miedo”, o suspense de “ te quedarás sin aliento”. Y aunque esos tres conceptos son válidos y pueden ser suficientes para hacer una gran obra, hay más tipos de películas, grandes películas que, en este caso, no solo intentan y saben dar miedo, sino también hablar de miedos, de traumas, incluso de crisis familiares o sentimentales.
¿En qué categoría publicitaria encajaría por ejemplo La semilla del diablo?, ¿terror y punto?, ¿hay un solo efectismo en la película?, ¿hay sustos? La INQUIETUD es a veces más que suficiente para hacerte sentir “fatal”, y si a eso le sumas unas gotas de costumbrismo, o lo conviertes directamente en metáfora de algo deprimente o desagradable que se da cada día en la rutina de mucha gente, ya tienes algo en ocasiones mucho más afilado y terrorífico que lo que te podría dar una cinta de género más puro.
The Babadook es inquietante, sin duda, y también sabe dar miedo, pero además sabe ser dramática y metafórica. “Solo” le hace falta una madre viviendo sola con su hijo tras un accidente de tráfico en que el padre murió. Después necesitas a alguien que sepa sacarle partido a eso, y convertir en monstruos lo que otras películas convierten en melodrama.
Hay pues al menos dos niveles con los que disfrutar The Babadook, y ambos evolucionan perfectamente empastados. La peli jamás pierde el pulso, el niño es un acierto de cásting como una catedral, y la madre (Essie Davis), da un recital digno de actriz machacada en un rodaje de Haneke.
Esta es una de las triunfadoras del pasado festival de Sitges, y creo que con toda justicia. Ideal para amantes del género, y para amantes del cine en general y su potencial para la analogía y la mala leche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 08/11/2014 por en Redacción.
Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: