Reuniones en la cumbre

Cine y música, música y cine. Sin más.

Radiohead “A Moon Shaped Pool”

Pues ya está aquí el noveno disco de los de Oxford que viene con suspense, con intriga y toda esa cantidad de cosas que Radiohead sabe hacer tan bien para vendernos un disco. Eso sí, otra cosa que también saben hacer muy bien son canciones. Y básicamente es lo que encontramos en “A Moon Shaped Pool”.

<<Las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo>> que dijo una vez el gran Clint Eastwood es una frase que le sirve a un servidor (declarado fan de Radiohead pero  no tanto) para lavarme un poco las manos y dar, pues eso mi más sincera opinión. Eso si no se dejen engañar por Pitchfork o The Guardian, lo suyo también son opiniones. Lo que al que lo escribe le pagan.. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión..

radiohead-amoonEl hype.. digo  el disco, comienza con un “Burn the witch” que nos dejaba a todos atónitos ante lo que era, oh sí por fin!, un nuevo tema de Radiohead. Francamente, es una gran canción. Tensión, un Thom Yorke a gran nivel y un Jonny Greenwood haciendo lo que mejor sabe hacer, los arreglos de cuerda del disco son para quitarse el sombrero. Pero sigamos canción a canción. Un servidor se preguntaba si lo que fue “Hail to the Thief” (2003), puerta al averno compositivo y a la oscuridad permanente (escuchar “In rainbows” o “The king of limbs”) quedaría apartado o ligeramente superado en este “A Moon Shaped Pool”, pero no. Yorke y compañía siguen por ese camino. Camino que podemos sentir con creces en “Daydreaming”. En serio, los últimos segundos del tema dan miedo (escuchenlos con auriculares decentes y a oscuras, si se atreven). El camino vuelve a tornarse oscuro para que “Decks Dark” vuelva a emitir un poco de claridad. Suena a marca de la casa. Quiero decir, uno escucha a cualquier banda grande del planeta y voila!  suenan a eso, a ellos mismos. Los Stones a los Stones, AC/DC a AC/DC (Axl Rose?…) y Radiohead a Radiohead. No solo hay pocos grupos tan personales como ellos sino que al mismo tiempo se les ve venir de lejos. Pero lo disfrutamos diga usted que si.

Seguimos por la senda claroscura con, en mi opinión, los mejores diez minutos del disco. “Desert Island Disk” suena preciosa a cada segundo. Thom y Johny, Johny y Thom mano a mano… Tremenda. Bonita. De las de meterte ropa en la mochila, decir adiós a la persona con la que convivas y salir de casa a perderte unos cuantos años. Por qué no?  Pero la cosa no queda ahí sino que “Full Stop.” posee esa atmósfera que podría meterte en un bosque lúgubre y entre árboles, maleza y  todo lo que allí habite, para crear un ambiente de tensión y nerviosismo difícil del que salir. Sublime, los tres primeros minutos, y especial de la casa los minutos restantes. Todo ello para llegar a ese tiempo de descanso que nos permite “Glass Eyes” en una atmósfera como si despertaras de un sueño. O mejor aún, espera que vienen curvas…

Obviamente las curvas de Radiohead son en las que te estaría esperando “la niña de la curva”. Sigamos con la tensión y la oscuridad. Ruidicos, ruidicos a tutiplen en una “Identikit” que nos vuelve a presentar a Thom Yorke dolido con su situación personal (separación y juicios de por medio) para acabar con un punteo de guitarra de los de asentir con la cabeza. El disco prosigue con un “The Numbers” que como bien puede pasar con “Burn the witch” nos deja a los Radiohead más comprometidos socialmente. Una canción de esperanza y mirar hacia adelante. Luego siguen con la acústica “Present Tense”. Un oasis en el océano y ponen punto y final con dos temas que ya se han escuchado anteriormente y que hasta hoy día no tenían forma de estudio. Temas que visten de manera diferente para darle más sentido a esta nueva revisión de ellos mismos.

En definitiva, es fácil decir que es un nuevo buen disco de Radiohead. Alguien cree que estos cinco tíos, a estas alturas no van a hacer todavía buenos discos? Pero para un servidor no es más que un pequeño respiro a sus anteriores, y aburridos discos. Si es que, que se le va a hacer, soy de los que aún me pongo Ok Computer y me emociono…

 

Por cierto, el disco no está en Spotify….  por esto también se ama a Thom Yorke!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 16/05/2016 por en Redacción.
Los caprichos de Julie Delpy

Un espacio sin críticos, sólo libros, películas y música conectados así nomás, como toda cosa.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: